El vicerrector administrativo, William Colmenares, informó sobre la amenaza de un corte en el servicio de electricidad por parte de Corpoelec el próximo viernes 15 de noviembre, toda vez que la USB mantiene una deuda con la empresa desde marzo hasta septiembre por unos 948 mil bolívares.

Colmenares explicó que en el presupuesto de la Universidad está contemplado el monto del servicio durante todo el año 2013 por la suma de 1 millón 800 mil bolívares, pero fueron aprobados por la Asamblea Nacional y refrendado por el Ministerio de Educación Universitaria y la Opsu la suma de 313 mil bolívares, cifra que sólo alcanzó a cubrir el pago del servicio de los dos primeros meses del año.

“Hemos venido alertando al MEU y a la Opsu sobre la necesidad urgente de un crédito adicional para el pago del servicio eléctrico por 1 millón 500 mil bolívares, para cancelar la deuda y los últimos meses del año, y en las últimas semanas hemos insistido sobre la insuficiencia de estos recursos para evitar la suspensión del servicio; sin embargo, no hemos obtenido ninguna respuesta. También hemos dirigido comunicaciones a Corpoelec para que no ejecute la acción del corte”, dijo.

Además, aclaró que históricamente la Universidad ha cancelado sus deudas apenas recibe el dinero, “hasta el momento no hemos acumulado deudas de un año a otro, sino que cancelamos las facturas de acuerdo a cómo vamos recibiendo los recursos. Esperamos que Corpoelec entienda la función trascendental de la universidad, y que estamos sometidos a presiones por la crisis presupuestaria”.

En total se requieren 7 millones de bolívares para pago de servicios como agua, gas, aseo urbano, electricidad, etc.

Permanente rendición de cuentas

El vicerrector administrativo comentó que la Universidad recibió ayer, con fecha 7 de noviembre, una comunicación en la que se le solicita la rendición de cuentas de un crédito adicional por 13 millones de bolívares recibidos en mayo, y que fueron destinados al pago de gastos de funcionamiento, cooperativa de mantenimiento y limpieza y reparación del aire acondicionado en la Sede del Litoral.

“Nosotros, permanentemente estamos rindiendo cuentas sobre el dinero que se recibe para todos los pagos, entre los que están las nóminas especiales (aumentos de 40%, 25% y 25%), gastos de funcionamiento, providencias estudiantiles, y además atendemos las emergencias que a diario surgen en la universidad, todas referidas al presupuesto”.

Colmenares expuso que hay una contingencia permanente en cuanto a pagos de deudas, recepción de créditos adicionales y de lineamientos por parte de Opsu y MENÚ para el destino de los recursos que envían, todo con su respectiva rendición de cuentas, lo que hace que todas las unidades administrativas y financieras estén dedicadas a los vaivenes de las asignaciones de recursos.