Solo 39% de asignados por Opsu en 2015 se mantienen como estudiantes regulares

Enrique Planchart, rector de la USB.

Después de un año de estudios, solo 39 por ciento de los estudiantes asignados por Opsu en 2015 se mantienen como estudiantes regulares de la Universidad Simón Bolívar.

En el programa Buen Provecho, de Radio Caracas Radio 750 AM, el rector Enrique Planchart ofreció un balance de la prosecución académica de la cohorte 2015 (que comenzó estudios en abril de 2016). “En 2015, una vez que se prohíbe a las universidades hacer exámenes de admisión, la Opsu asignó a la USB 1.196 estudiantes, de los cuales, al cabo de un año de estudios, solo se mantienen 470 como estudiantes regulares, es decir 39%”.

La cohorte 2015, explicó, también está integrada por 1.219 estudiantes que habían ingresado mediante prueba interna. “A pesar de la medida de la Opsu, no los dejamos afuera, también los admitimos. De ese número, se mantienen como estudiantes regulares 760 (62 por ciento)”.

El Rector indicó que gran parte de los estudiantes asignados mediante el mecanismo Opsu, “no tenían la formación, conocimientos y condiciones para que pudieran tener éxito en sus estudios en la USB y fracasaron.”

Para Planchart, quitarle la posibilidad a las universidades de decidir los criterios con los cuales ingresan sus estudiantes, es una violación de la autonomía. “Y el examen de admisión no tiene por qué ser el único procedimiento de ingreso que exista, puede haber otro, pero la universidad debería tener la autonomía para decidirlo. Con estos resultados vemos que no solo la universidad es perjudicada por esta violación de la autonomía, sino también los estudiantes que fueron engañados al ser asignados a la USB”.

En el espacio, conducido por Thays Peñalver y Daniel Varnagy, el Rector aseguró que la pérdida de autonomía también se expresa en el presupuesto. “Actualmente, los recursos de las universidades son manejados en su totalidad por la Opsu y el Ministerio de Educación Universitaria, a tal punto de que cada quince días envían el dinero para pagar los sueldos, las becas y para los gastos de funcionamiento”.

Recordó que la autonomía se consagró por primera vez como un derecho constitucional en la Constitución de 1999, “hoy puesta en duda”.

Share