Profesores solicitaron a la Defensoría mediación en conflicto universitario

fapuv2La Federación de Asociaciones de Profesores Universitarios de Venezuela (Fapuv) solicitó a la Defensoría del Pueblo su mediación ante el Gobierno para revertir la situación de precariedad laboral del gremio, “que dista mucho del empleo de calidad y el trabajo decente tal como lo define la Organización Internacional del Trabajo (OIT)”.

Representantes de la Fapuv, la Asociación de Profesores de la USB (Apusb) y Federación de Centros de Estudiantes USB (Fceusb), así como otros universitarios, acudieron hoy a la sede de la Defensoría en la Plaza Morelos de Caracas, para entregar una carta donde solicitan al defensor Tareck William Saab su intervención “para la apertura inmediata por parte del Estado de un proceso de diálogo social orientado a diseñar e implementar en el país el programa de trabajo decente, suscrito en la OIT por 182 países, incluida Venezuela”.

La Fapuv señala que “el resultado de la política laboral impulsada por el Estado en los últimos años, ha sido la precarización del trabajo y del derecho de los trabajadores y sus familias a gozar de una vida digna. En el sector universitario la precarización del trabajo se expresa en el deterioro acelerado de las remuneraciones, el desconocimiento de los instrumentos jurídicos que regulan las relaciones laborales en las universidades, y las limitaciones al diálogo social”.

El texto indica que los profesores universitarios venezolanos perciben los salarios más bajos de América Latina y del mundo, y “ningún salario universitario actual alcanza para cubrir el costo de la canasta alimentaria, y menos el de la canasta básica familiar (Bs. 78.611,65)”. Para la Fapuv, “es evidente que el salario de los profesores universitarios no garantiza la vida digna, derecho fundamental del programa de trabajo decente de la OIT”.

En cuanto al desconocimiento de los instrumentos jurídicos, la carta indica que desde 2004, “el Estado venezolano ha incumplido las normas de homologación, instrumento legal vigente para el acuerdo de las remuneraciones y demás beneficios, y ha desconocido en la práctica la condición de empleadores de las universidades y violentado los principios de intangibilidad y progresividad de los derechos laborales”.

También desde 2004, el Estado ha impulsado “una política de aumentos unilaterales”, desconociendo a la Fapuv como representante “de la mayoría del personal docente de las universidades: 45 mil personas”.

En 2015, la precariedad del diálogo social sigue siendo un “rasgo distintivo de la política del Gobierno hacia el sector universitario, al convocar a la Fapuv a las negociaciones de la II Convención Colectiva Única como ‘invitada’ y no como parte signataria, al negarse a conversar con las universidades en tanto empleadoras de los profesores, y al imponer cláusulas que lesionan derechos constitucionales, legales y normativos de los docentes. Así, se ha generado un nuevo conflicto, por lo que planteamos que en tanto defensor del pueblo venezolano, intervenga para revertir esta situación”.

Share