Soraya Villarreal/Departamento de Información y Medios. La unión de trabajadores administrativos, técnicos, obreros y profesores ha salido a relucir en el conflicto que mantiene a las universidades en paro desde hace más de ocho semanas, que a juicio del rector de la USB, Enrique Planchart, evidencia el esfuerzo conjunto de los grupos de trabajadores y estudiantes.

Las declaraciones fueron parte del discurso del Rector durante el acto de entrega de la Orden 18 de Julio que anualmente reconoce a profesores, empleados y obreros por 20, 15 y 10 años ininterrumpidos de servicio a la USB.

Mara Amerio hizo referencia a la cantidad de renuncias ocurridas en los últimos años.

Dijo Planchart que “con el conflicto se ha demostrado la coalición de nuestra fuerza interna, lo cual es una muestra más de la excelencia”; recordó que en 1979, diez años después de haber comenzado sus actividades académicas, la USB ya estaba posicionada entre las primeras universidades del país, hoy en día, dijo, “seguimos estando entre las primeras 30 universidades a nivel latinoamericano, y todo esto gracias a su gente, al personal administrativo, académico y obrero, quienes han hecho la diferencia y han mantenido la excelencia de la universidad”.

En representación de los profesores que recibieron la Orden 18 de Julio habló Mara Amerio, directora de Planificación y Desarrollo y ex directora de Finanzas, quien se refirió al crecimiento de la universidad sólo si las personas que trabajan en ella están claras en su misión, están motivadas y tienen sentido de pertenencia, están dispuestas a formarse continuamente y a trabajar con calidad. Sin embargo, “para ello esas personas necesitan ser recompensadas, sentir seguridad, tranquilidad, paz y libertad, y, sobre todo, tener la posibilidad de mejorar constantemente su calidad de vida y la de sus familiares”, aseguró.

Amerio lamentó que las condiciones de inseguridad, estrés, violencia y agresividad presentes hoy entre los venezolanos, así como el irrespeto por la libre discusión de las ideas, el deterioro de la calidad de vida que sufre el personal académico, administrativo y obrero, unido al estancamiento de la Universidad por la falta de recursos para invertir en su desarrollo y en el de su personal, están destruyendo el interés y la motivación para seguir trabajando en una institución universitaria, lo que se evidencia en la cantidad de renuncias ocurridas en los últimos años.

Posterior a los discursos, se hizo entrega de los reconocimientos, materializados en botones y diplomas de la Orden 18 de Julio a trabajadores académicos, administrativos, técnicos y obreros en Primera Clase (20 años de servicios), Segunda Clase (15 años de servicios) y Tercera Clase (10 años de servicios).

El acto finalizó con la intervención del Orfeón Universitario USB, dirigido por Pedro Silva, interpretando varias piezas de su repertorio y el himno de la Simón Bolívar, Canción del Nuevo Mundo.

La Orden 18 de Julio fue creada en Consejo Directivo del año 1989 para conmemorar el XVIII aniversario del Decreto de Creación de la Universidad Simón Bolívar, “destinada a recompensar méritos distinguidos en años de servicios al personal docente, administrativo, técnico y obrero de la USB”, y se entrega sólo a quienes estén en servicio activo.